Clases de escritura creativa para los miembros de “Seattle Escribe”, 2015. Seattle Central Public Library.

 

PRIMERA CLASE: Resumen de las clases grabadas

Principiantes y veteranos

Para el inexperto que nunca ha escrito pero siente el impulso de hacerlo, puede resultar abrumador. Pero la escritura es un arte que, como otros, se aprende haciéndolo. No hay edad para comenzar a ser creativos. La mente es un órgano mucho más plástico de lo que creemos: es solo ofrecerle el estímulo, el amor y entusiasmo, y la disciplina necesaria.

Finalmente,  para aquellos que ya son veteranos en el arte de la narrativa, puede resultar más fácil iniciar un nuevo proyecto. Sin embargo, el desafío radica en este caso en poder abrir la mente hacia otras ideas, intereses o aun géneros literarios, y combatir la terca tendencia que todos tenemos de repetir con variaciones lo que ya hemos hecho antes.

En uno u otro caso, todo escritor tendra que lidiar con el mismo tipo de problemas: liberar la mente para crear vidas imaginarias y relatarlas en un lenguaje atractivo, vigoroso y evocativo.

Por qué escribimos

En primer lugar, deberíamos escribimos para nosotros mismos, como cosa catártica, o como medio para descubrirnos y tal vez mejorarnos. Esto es porque la escritura, si se hace con sinceridad, nos obliga a pensar, a analizar cada frase y determinar si es verdadera o falsa, o a sopesar los temas que elegimos y ver qué nos dicen acerca de nuestras propias preocupaciones. ¿Son intereses legítimos? ¿Representan una búsqueda? ¿Son realmente así de importantes en última instancia? ¿Son obsesiones?

Están los escritores que dicen, yo escribo porque no puedo no escribir. Y esto es totalmente comprensible desde el punto de vista neurológico. El acto de pensar o imaginar algo produce la misma sensación, la misma qualia, –para usar el lenguaje de la filosofía–que el acto de vivir esa experiencia en el mundo. Veamos un ejemplo: una persona ve un río y dentro de su mente experimenta la sensación de ver el río. Un ciego escucha la descripción del mismo río y lo imagina. En ambos casos, es la misma parte del cerebro la que se activa, el mismo grupo de neuronas que disparan y en consecuencia producen la sensación o qualia, que es la experiencia absolutamente subjetiva.  Por eso, aquellos que disfrutan viajar en general escriben sobre diferentes territorios o culturas, por ejemplo. Sin mencionar a los sensualistas que se deleitan en descripciones eróticas y en el estímulo sexual que disfrutan en el proceso.

Hay quienes escriben para su familia, o para sus descendientes. Esta es una razón poderosa ya que escribir un memoir satisface un innegable deseo de perpetuidad, aunque sea a través de la línea familiar. Es, además, un legado cultural que puede llegar a representar un  incentivo para los descendientes.

Otros escriben para su núcleo social más cercano, para compartir su propia visión de la realidad. No importan si llegan a solo 100 lectores.  Después de todo, 100 o 150 es el número que constituye el núcleo de la tribu, la llamada unidad social básica. Si lo escrito tiene repercusión aunque solo sea en esta unidad, desde el punto de vista antropológico, debería ser suficiente.

Por otro lado, aunque un mero pensamiento en un libro influya positivamente en apenas una persona, las repercusiones (el efecto “mariposa”) son insospechables.

En resumen,  escribimos porque el proceso nos enriquece, y cumple una función social: la de compartir nuestra visión del mundo. De hecho, se conoce mejor la interioridad de un autor a cincuenta mil kilómetros de distancia que la del vecino con el cual hablamos todos los días.

Escribir por fama y dinero es una razón comprensible para el escritor profesional, el que escribe sobre fórmulas, para un editor y un público asegurado.  Pero este no es el caso para los que estamos hoy aquí. Escribir para obtener prestigio con la esperanza de encontrar esa casa editora  que nos va a publicar y el reconocimiento de un público amplio que ésta garantiza, es la más deplorable de las razones, y la más peligrosa. El trabajo creativo puede transformarse en una cadena y una maldición, porque la persecución de tal objetivo crea una serie de ansiedades y frustraciones que acabarán por alienar cualquier beneficio interior que la escritura pueda tener en el individuo.

Escribamos para nosotros mismos y para compartir: las historias son necesarias para la humanidad.

Advertisements

3 Comments

Filed under Uncategorized

3 responses to “Clases de escritura creativa para los miembros de “Seattle Escribe”, 2015. Seattle Central Public Library.

  1. Diana Lindner

    Buenisimo resumed de para que y porque escribimos Amiga Rita, casi me convences .
    Diana desde el como Sur. Y. La Reina del Plata.

  2. Tom Thompson

    Sign me up!

    Sent from my iPhone

    >

  3. Bien, mi querida autora, siempre es importante cuestionarnos y aclarar el motivo de nuestras acciones, seguiremos viéndonos en las letras, Maria

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s